La Transformación Digital

Las empresas están enfrentando una realidad nunca antes vista y esta realidad se llama la transformación digital. Esto supone grandes retos, al tener que, por un lado mantener la rentabilidad y operatividad de la organización, y al mismo tiempo, buscar formas innovadoras de llegar a los clientes digitalmente, atender sus procesos digitalmente y finalmente hacer que toda la empresa se mueva de manera rápida y flexible para mantener la competitividad.

La transformación digital supone un cambio en la mentalidad de quienes forman parte de las empresas, empezando por los niveles más altos en la jerarquía. Cualquier iniciativa sin un involucramiento de los directores y gerentes será nula. Se debe generar una estrategia holística de acuerdo al negocio y la estructura de la organización, de tal manera que cada rincón de la empresa tenga impregnada la transformación digital como la gran columna que sostiene el futuro de la misma.

Muchas veces se escuchan iniciativas de proyectos, cuyos objetivos principales es sistematizar o crear software para apoyar los procesos del día a día. Si bien es cierto, esto ayudará a que la empresa pueda incrementar su productividad y velocidad, no se debe perder de vista la generación de innovación para hacer estos procesos más ágiles y flexibles. Es fundamental el integrar todas las áreas de manera participativa, de manera que la aplicación simultánea de la estrategia tenga efectos significativos en el resultado final.

Es importante que las personas que lideran a las organizaciones, sea cual sea su rol, deben estar familiarizados con las tecnologías emergentes que apoyan hoy por hoy el empuje de la transformación digital. Entre estas tecnologías tenemos al big data, a la inteligencia artificial, a la analítica de datos, al internet de las cosas, blockchain, entre otras. Estamos en la era donde la tecnología guía el crecimiento del cambio tecnológico de manera exponencial, y nuevamente, sea cual sea el rol, se debe entender dichas tecnologías para poderlas extrapolar con las necesidades del negocio.

La disrupción es otro factor importante en la transformación digital. Muchas empresas desaparecerán para dar paso a startups emergentes, cuyo único y principal propósito es causar disrupción. Tomando esto como base, toda organización debe permanentemente aperturar espacios que permitan generar innovación e ideas disruptivas, y ser ellos mismos los causantes de la disrupción antes que un tercero indefectiblemente lo haga. Si tenemos en cuenta que los costos de inicio de las startups son cada vez menores, las barreras de entrada son relativamente bajas para su ingreso a cualquier industria.

Las empresas tradicionales que no se sumen a esta transformación digital aumentarán sus probabilidades de fracaso, al no hacer frente a los cambios en el entorno. La tendencia indica que el acceso a la información y a la disponibilidad inmediata de la misma seguirá en aumento, en especial por la cobertura y alcance de los dispositivos móviles. La adaptación es esencial para la supervivencia de las empresas, y para ello deben comenzar a buscar soluciones disruptivas e innovadoras.